¿A qué edad le compro un móvil?

La sociedad ha cambiado, vivimos en la era de la comunicación. Tod@s usamos un móvil; accedemos a Internet, publicamos imágenes en las redes sociales, escribimos por Whassup, nos sentimos auténticos fotógrafos, compartimos imágenes, etc.

Los niños disponen de teléfono móvil desde edades muy tempranas: en España, la edad media de inicio en la telefonía móvil se sitúa en los 12 años. El móvil supone una ventana abierta hacia un mundo infinito. ¿Está un niño/a de 12 años preparado para tener un móvil? 

¿Cuál es la edad idónea para tener móvil?

La pregunta que debemos cuestionarnos es, ¿necesita un móvil?. Considero que no es cuestión de edad, si no de necesidad. En ocasiones el móvil puede ser muy útil, por ej. cuando está fuera, tiene algún problema y necesitamos contactar con él y localizarlo. Pero dichas situaciones de necesidad no son las 24 h. al día. Es por ello conveniente que según sus necesidades dispongan de un móvil, pero con moderación, dentro de unos horarios. No necesitan el móvil a todas horas. Es mejor y más fácil comenzar la llegada del móvil con unos horarios, a intentar implantar dichos horarios cuando el chico/a se lleva mirando el móvil a todas horas.

 

Consejos útiles para el uso correcto del móvil

  • En un principio compartir el teléfono familiar  para poder supervisar un uso adecuado del móvil.
  • Aumentar en la medida de lo posible la edad del primer móvil propio (preferiblemente no antes de los 13 años)
  • Cuando llegue el móvil propio, realizar negociaciones y pactos con el hijo/a sobre su uso adecuado y horarios.
  • Enseñar con el ejemplo a desconectarlo en lugares que no sea apropiado su uso (por ej. lugares públicos, charlas, comidas familiares, etc.)
  • Limitar o regular el acceso a Internet, pudiéndose realizar a través de la operadora de su compañía de teléfono móvil.

Recursos interesantes:

La web http://www.pantallasamigas.net/  es una iniciativa para la promoción del uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías, en su página web podrás encontrar información útil, así como en su canal de youtube https://www.youtube.com/user/pantallasamigas podrás encontrar numerosos vídeos adaptados para diferentes edades en los que se explican situaciones problemáticas que pueden ocurrir con el uso inadecuado del móvil.

 

El TDAH NO es algo nuevo y en este artículo te explico por qué

RECORRIDO HISTÓRICO

1798. Sir Alexander Crichton (1763-1856). Describió lo que podía ser un caso de TDAH subtipo inatento en su libro “An inquiry into the nature and origin of mental derangement: comprehending a concise system of the physiology and pathology of the human mind and a history of the passions and their effects”.

En dicho libro habla sobre problemas de sostenimiento de la atención en niños no-asilares y sin idiocia, inquietud derivada de esa inatención, inicio temprano, mejoría con el tiempo, con afectación en el área escolar tan importante como para que sea necesario un apoyo académico adicional.

1845. Heinrich Hoffman (1809-1894), médico general alemán publicó un libro ilustrado de poemas para niños titulado: “Der Struwwelpter” (Pedro Melenas), entre los personajes de cada capítulo destaca Zappel-Phillipp (Felipe el Inquieto). Las características de dicho niño parecen coincidir con los actuales criterios diagnósticos del TDAH.

hoffmann_01     imagen

1902. George Frederick Still (1868-1941), es uno de los padres  la Pediatría británica. En la revista Lancet fueron publicadas varias de sus conferencias, entre las cuales hablaba de niños que atendía en su consulta ambulatoria, los cuales presentaban graves problemas en la atención sostenida y un defecto mayor del control moral de su conducta. Hay que entender el contexto y la época para comprender el concepto de “control moral”·, siendo definido por Still como un proceso consciente en que cual el sujeto evalúa las consecuencias tanto actuales como futuras más probables en su conducta, en lo referente a sí mismo o hacia los demás, antes de decidir cómo actuará. Todavía faltaban décadas para lo que sería el concepto de función ejecutiva.

1947. Strauss y Lehtinen formulan el “Síndrome del niño con Daño Cerebral”, en un comienzo el término fue aplicado a niños que presentan fundamentalmente retraso mental, aunque finalmente fue usada en niños que tenían problemas conductuales pero no había evidencia de retraso mental ni de lesión cerebral. En los años 50 del siglo XX el síndrome fue nombrado “Lesión Cerebral Mínima” y más tarde “Disfunción Cerebral Mínima”. 

A finales de 1959 y durante los 1960, varios investigadores acuñaron el término de “Trastorno 17_201309211617421Pi0sImpulsivo Hipercinético”. 

1960 Stela Chess psiquiatra infantil formuló el término de “Síndrome del Niño Hiperactivo”, incluyó los problemas de atención y distraibilidad junto a los problemas de hipercinesia, señaló que el trastorno no estaba causado por un daño cerebral, señalando por primera vez las hipótesis de la influencia del ambiente, así como destacó que el síndrome parecía ser un trastorno “evolutivo” del niño, y por tanto el pronóstico era benigno.

1968. DSM-II (*), se incluye como “Reacción Hipercinética de la Infancia”, con gran influencia del psicoanálisis.

1972. Virgina Douglas, psicóloga canadiense, propuso que el síntoma principal del Síndrome Hipercinético era el déficit de atención y no la hiperactividad. Creó su propia teoría sobre el trastorno destacando cuatro déficits fundamentales: el mantenimiento de la atención, la capacidad para inhibir la conducta impulsiva y la capacidad para modular los niveles de atención, además de la inclinación para buscar normalmente recompensas inmediatas.

1980. DSM-III,  se denomina “Trastorno por Déficit de Atención” (TDA). Los cambios que supuso este nuevo término fueron importantes; dejó de considerarse como una reacción conductual, destacaba su naturaleza cognitiva y evolutiva, así como criterios diagnósticos más detallados, distinguiéndose los subtipos de TDA (con y sin hiperactividad). Además, por primera vez se reconoce la existencia del trastorno en adultos, denominándola “tipo residual”.

1987. DSM-III-R, se acuña por primera vez el concepto actual de “Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)”.

1994. DSM-IV, se vuelve a reconocer el “tipo con predominio de inatención”.

2013. DSM-5, el TDAH  se incluye dentro de los Trastornos del neurodesarrollo, junto con los trastornos del desarrollo intelectual, de la comunicación, del espectro autista, del aprendizaje y motores. Incluyéndose en la descripción numerosos ejemplos en niños, adolescentes y adultos.

 

(*) DSM (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), en español Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, es realizado por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.Dicho manual contiene una clasificación de los trastornos mentales detallando descripciones claras de las categorías diagnósticas, con el fin de que los clínicos y los investigadores de las ciencias de la salud puedan diagnosticar, investigar o intercambiar información sobre los trastornos mentales.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda el uso del sistema internacional denominado CIE-10, (versión actual), de la Clasificación Internacional de Enfermedades, décima versión (version actual), cuyo uso está desarrollado en todo el mundo.  En la CIE-10 ( 1992), se denomina Trastorno de la actividad y la atención, clasificado dentro del grupo de los trastornos del comportamiento y de las emociones de comienzo en la infancia y la adolescencia, incluyéndose en el subgrupo de trastornos hipercinético